Cuerda de palabras

El amor después de la muerte

Esta historia trata de una madre entregada a sus hijos, siempre estaba pendiente de ellos, de su ropa, alimentación, salud y estabilidad, les daba tanto amor, no permitía nada malo con ellos, siempre los llevaba al colegio y para todos lados.

Sin votos aún

Continuidad de los parques (Minificción)

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles.

Sin votos aún

Fragmento de Gabo en mi memoria

A finales del año pasado, se publicó en Bogotá el libro Gabo en mi memoria escrito por el poeta colombiano José Luis Díaz-Granados, el cual reúne distintos apartes y experiencias del autor con el Nobel de literatura. Compartimos con ustedes un fragmento del libro (cedido por el autor), que alude a una conversación en la Habana.

Su voto: Nada Promedio: 5 (1 vote)

Nuestra casa

A todos nos inquieta en algún momento de nuestras vidas —a otros los atormenta toda su existencia— la pregunta por la identidad. Una nación, un pueblo, una casa. ¿De dónde venimos y de dónde viene todo aquello que hemos de vivir? ¿Acaso las fronteras imaginarias son el último límite de la identidad de los hombres en el mundo o es acaso aquella cuna y aquellos brazos que nos mecieron quienes cargan con la semilla de nuestro destino? Ahora que contamos con la certeza de que ya no está un hombre que compartió mucho de lo que nosotros vivimos, porque nació en el mismo país que nosotros, pero que asume ahora la más incuestionable de las presencias: la eternidad, tenemos por fin una respuesta a la caprichosa pregunta sobre nuestra identidad.

Sin votos aún

La voz de Macondo

El 10 de diciembre de 1982 en una Suecia festiva, a pesar del frío, Gabriel García Márquez hizo uno de los más emotivos brindis dedicados a la poesía, “la única prueba concreta de la existencia del hombre”. Prueba que cualquiera reconoce a simple vista desde hace centurias pero que muy pocos han podido definir.

Sin votos aún