Cuerda de palabras

Una presencia soterrada

El camino que conducía a la orilla del río, pedregoso y resbaladizo en épocas de calor, no era un problema para los dos pequeños amigos, habituados a la rusticidad de una infancia en el campo y al forcejeo constante con una naturaleza que abundaba en atajos y escondrijos. En carrera precipitada y revolcándose en el polvo, él y ella descendían por la colina, con la ropa sucia y la piel cubierta de arena. Sus huellas se disolvían en una nube de polvo que al condensarse los difuminaba a ellos mismos en las tonalidades ocres del monte.

Su voto: Nada Promedio: 4 (11 votos)

Del libro Memorial del árbol de Henry Alexander Gómez

Amantes
Ella camina por las calles malgastando su desnudez,
luego se bebe un campo de leños
silenciados por el fuego.
Él se cuela en los cines de la tarde
y llora con sus zapatos al aire.
 
Un valle de campanas.
 
Una mosca zumba moribunda entre papeles viejos.
La lluvia cae sobre una guitarra abandonada en el desierto.
 
El demonio dijo que nos llevaría a casa.
 
Hay soles que caen

Su voto: Nada Promedio: 4.8 (33 votos)

La entrevista

[Obra para ver con la cabeza inclinada hacia la derecha].
 

Su voto: Nada Promedio: 4.3 (13 votos)

Infame Acto

el amor y el deseo desencantados,
murmuraron el secreto de la ausencia
 
PERSONAJES
MARK: El amo de la casa
ISADORA: Esposa de Mark
ORLANDO: Hermano de Isadora
BETTY: La criada
CRISTIAM: Esposo de Betty
 
ESCENA 1
 
En el bosque, junto a un árbol. Entran Mark y Betty.
 

Su voto: Nada Promedio: 3.8 (10 votos)

Las hojas caen sin retorno

Luz Marina Monastoque
Al atardecer
El jardín florece
Tropieza con la noche
 
Las alas del viento
Ahuyentan las aves
En la oscuridad
 
La brisa del mar
Despierta los sueños
Del caminante
 
Adiela Franco
El sendero ilumina
La luna
Los árboles susurran
 
La juventud no ha regresado
Pero hoy me siento
En primavera
 

Su voto: Nada Promedio: 4.4 (19 votos)