Espía Virtual

¿Qué tan noble es el Nobel?

El siglo XX se asomaba con enorme timidez en la línea del tiempo; corría el año de 1895 y era imposible dimensionar los cambios profundos que en los próximos cien años experimentaría el mundo. Un hombre multimillonario deja escrito en su testamento que su enorme fortuna sería destinada a la financiación de un premio mundial que reconozca “a hombres y mujeres de todos los rincones, por logros sobresalientes que beneficien a la humanidad en el campo de la química, la medicina, la economía, la literatura y el trabajo en pro de la paz”. Suena noble, ¿no es cierto?

Su voto: Nada Promedio: 4.1 (13 votos)

Las impopulares voces de lo popular

Cuando hablamos de cultura popular, en ocasiones no sabemos exactamente a qué nos referimos. Quizá se trate de lo opuesto a la llamada “alta cultura” o “cultura académica”; tal vez sea un rótulo para denominar distintas manifestaciones del arte y el pensamiento provenientes de los sectores más amplios del pueblo, o probablemente haga referencia a las creaciones inmateriales e imaginarios que gozan de una amplia difusión entre el público.

Su voto: Nada Promedio: 4.1 (14 votos)

La Internet es un deporte de combate

En el arte, la literatura y la cultura en general, no existen puertas únicas de acceso ni obligatoriedades en su percepción y exploración. Los espacios laberínticos donde nos perdemos a nuestro antojo se abren y se cierran como millones de ojos avizores estimulados por letras, imágenes, videos y páginas electrónicas. Un libro nos lleva a una pintura, un documental a un autor desconocido, y una página virtual a infinitas posibilidades de revaloración y reinterpretación.

Su voto: Nada Promedio: 4.1 (11 votos)

Apuntes para la Revista Virtual de Poesía La Raíz Invertida

Hay que incendiar a la poesía
y cantar luego
con las cenizas útiles”.
Del oficio de la poesía. Jorge Boccanera.
 

Su voto: Nada Promedio: 4.2 (20 votos)

Ideas worth spreading

Algo que aprendí, gracias a Dios a temprana edad, fue que los noticieros no me proporcionarían más que el desagrado por la humanidad, un repudio absoluto por todo aquello que se refiriera a la justicia, al crimen, a la miseria e incluso a la bondad; como siempre me he considerado una persona esperanzada y algo idealista, decidí nunca más volver a verlos. Nunca más. Y lo he logrado.
 

Su voto: Nada Promedio: 3.8 (5 votos)