Fronteras pianísticas entre lo académico y lo popular: la magia clásica del rock

Los vínculos entre la música popular y la música académica, poco reconocidos por la tradición excesivamente clasicista, cuya censura ataca las pretensiones artísticas de la primera y las derivaciones actuales de la segunda, han sido impulsados en las últimas décadas por numerosas expresiones musicales de carácter progresista. Desde las modificaciones operadas por Astor Piazzolla sobre un tango de raigambre popular y de escenarios marginales, hasta la adopción de técnicas y modalidades expresivas poco ortodoxas en la música contemporánea de conservatorio, el arte musical ha encontrado múltiples formas de transgredir la tipificación del análisis teórico, desplegado en un panorama intencionalmente estático que en principio no admite problematización. La apertura de posibilidades expresivas que en nuestra época manifiesta la práctica artística, con la apreciación renovada de estilos subvalorados o la integración de elementos contradictorios según una estética tradicionalista, ha estimulado el surgimiento de nuevas formas que no se complacen en la comodidad de una práctica ya sancionada, y que imprimen un sello de innovación a cada movimiento producido por su fuerza vital creadora.
 
Tal es el caso de algunas producciones de rock clásico o progresivo, dos ámbitos que han contribuido al debilitamiento del esquema tradicional de la música con fronteras claramente diferenciadas, al integrar formas populares y estructuras académicas en entramados musicales que presentan una naturaleza sólida y uniforme, muy lejana de la superficial “fusión de ritmos” tan aclamada por la industria cultural de nuestros días. Y en la corroboración de este hecho participan creaciones que trascienden las estructuras básicas del rock y adoptan formas compositivas provenientes de tradiciones musicales más elaboradas, como el Concierto para grupo y orquesta, compuesto por John Lord e interpretado por Deep Purple, o la adaptación del Aire en Cuerda de Sol de J. S. Bach por Vinnie Moore, titulada “April Sky”; en todo caso, los vínculos establecidos no se limitan a la adopción de formas clásicas o adaptaciones de obras específicas, sino que se extienden también, en ocasiones, a la práctica concreta de un instrumento o al trabajo técnico de interpretación sobre partituras de compositores clásicos. Y a esta última modalidad pertenece el disco que estas líneas reseñan: Piano, The Magician – Steinway to Heaven, una compilación de doce temas clásicos para piano interpretados por algunos de los más célebres teclistas del rock, como Keith Emerson (Emerson, Lake & Palmer), Rick Wakeman (Yes), Jordan Rudess (Dream Theater), Chuck Leavell (The Allman Brothers Band), Patrick Moraz (The Moody Blues), Dizzy Reed (Guns N’ Roses) o Steve Porcaro (Toto). La compilación reúne obras de Ginastera, Beethoven, Chopin, Brahms, Faure, Liszt, Prokofiev y Ravel, en una serie de interpretaciones muy fieles a la partitura original, que constituye una interesante mediación entre dos ámbitos musicales frecuentemente puestos en contradicción por las opiniones más tradicionalistas.
 
Este disco puede ser de gran interés para aquellos admiradores del piano que deseen conocer obras del repertorio clásico, de la mano de pianistas de rock decididos a homenajear a los maestros de su instrumento. Respecto de las interpretaciones, si bien no son siempre novedosas o expresivamente originales, debido a su excesiva fidelidad a la partitura original, constituyen un buen estímulo a la apertura de perspectivas musicales para un público frecuentemente inmerso en la univocidad, que desconoce en ocasiones las influencias de sus artistas favoritos.
 
Por Óscar Salamanca
Promotor de lectura y escritura
Centro Cultural Biblioteca Pública Julio Mario Santo Domingo
 
Piano, The Magician – Steinway to Heaven - Estados Unidos - 2007.
 
Canciones:
1. Dance Creole – Alberto Ginastera
2. Piano Sonata, Op.13 in C minor (Pathetique) 2nd Movement (Adagio Cantabile) – Ludwig van Beethoven
3. Etude, Op.10, No.12 "Revolutionary" – Frédéric Chopin
4. Prelude in E minor, Op.28, No. 4 – Frédéric Chopin
5. Two Variations from "Paganini Variations," Op.35 – Johannes Brahms
6. Sonata Quasi una Fantasia, Op.27, No.2 "Moonlight" 1st Movement – Ludwig van Beethoven
7. Polonaise in A major, Op.40, No.1 "Military" – Frédéric Chopin
8. Pavane, Op.50 – Gabriel Faure
9. Sonnetto 104 Del Petrarca - Franz Liszt
10. Suggestion Diabolique, Op.4, No.4 - Sergéi Prokofiev
11. Prelude in D flat major, Op.28, No,15 "Raindrop" – Frédéric Chopin
12. Pavane for a Dead Princess – Maurice Ravel
 
Intérpretes: Keith Emerson, Rick Wakeman, Jordan Rudess, Chuck Leavell, Chris Ingles, David Bryan, Patrick Moraz, Brian Auger, Mark Robertson, Tony Hymas, Dizzy Reed, Steve Porcaro.
 
Imagen tomada de: http://2.bp.blogspot.com/_nBpOpn6QX7A/SQn6GnsUpoI/AAAAAAAAA2I/stEgKEuXb9Q/s1600-h/piano.jpg