Apuntes para la Revista Virtual de Poesía La Raíz Invertida

Hay que incendiar a la poesía
y cantar luego
con las cenizas útiles”.
Del oficio de la poesía. Jorge Boccanera.
 
Pocos espacios de realización disfruta la poesía en Colombia. Las grandes editoriales son renuentes a publicarla; las librerías no hacen ningún esfuerzo por promocionarla; las personas, cada vez menos, compran libros de poemas y en un grado aún más bajo, alguien levanta de un estante olvidado un poemario para hacer un ejercicio de lectura de una de las artes milenarias que más baraja los misterios del universo.
 
El asunto es más grave si se piensa en la ausencia de una crítica literaria, en la falta de reseñas sobre los escasos buenos libros de poesía que se publican, en la no existencia de traducciones, en las pocas revistas especializadas en el género; en fin, la escena de la poesía en nuestro país nació un día en que Dios estaba enfermo.
 
Precisamente, a partir de estas preocupaciones, con el colectivo literario del que hago parte, lanzaremos por estos días una de las primeras revistas virtuales de poesía en Colombia. Una iniciativa que integra la última generación de escritores y que nos invita a “generar un continuo diálogo desde la creación literaria y la lectura, donde la memoria sirve como punto de partida en la apropiación y afirmación de la identidad cultural, considerando a la palabra como instrumento, voz, legado y entidad perdurable”. Así lo afirmamos en el comité editorial de la Revista Virtual de Poesía La Raíz Invertida.
 
Con un equipo de colaboradores nacionales (Santiago Espinosa, Yenny León, Carolina Dávila, Camilo Muñoz, Saúl Gómez Mantilla) e internacionales (Stephanie Alcantar en México, John Martínez Gonzáles en Perú, Freddy Yezzed en Argentina, Juan José Rodríguez en Ecuador, Gladys Mendía en Venezuela y Chile), el grupo literario La Raíz Invertida planea abrir un debate e incentivar la lectura de poesía colombiana y latinoamericana a través de las diferentes secciones en las páginas de la revista. Sus secciones no podían estar divididas de otra forma: Suenan Timbres, muestra de poesía contemporánea; Ínsulas Extrañas, selección poética de un autor desconocido; Bonus Track, entrevista a un poeta de renombre; Migraciones Sobre el Vuelo, ensayo y crítica literaria; Cementerio Marino, poesía alrededor del globo; Iluminaciones, reseñas de libros publicados recientemente; y Trilce de Poesía, Latinoamérica en versos.
 
Hoy me atrevo a decir que nunca en la historia de la humanidad, incluyendo Colombia, se ha leído tanta poesía, tantos poemas como en los últimos años. Es una contradicción dirán ustedes, pero no. Esto, simplemente, se debe a la Internet.
 
Si bien en estos tiempos es muy difícil convencer a un editor para que publique un libro de poemas, a medida que progresa el mundo virtual es mayor el número de portales y revistas digitales de poesía, son más los blogs especializados e individuales donde las personas publican su trabajo, van en aumento los grupos dedicados al arte de la creación poética en las redes sociales de la Internet, etc. En la actualidad se puede acceder fácilmente a la obra de cualquier escritor (sobre todo en el género de la poesía por su brevedad), sólo basta digitar el nombre del poeta en el oráculo de Google. La Revista Virtual de Poesía La Raíz Invertida, que espera con el tiempo convertirse en una publicación impresa, se suma a este lebrillo efervescente de la Internet con un agregado: hacer de la poesía una auténtica manera de sobrevivir en medio de un mundo cada vez más fragmentado.
 
Como primicia para la Comunidad de Escritores y Lectores, los invito a incendiar y cantar la poesía en la dirección: raizinvertida.blogspot.com, a partir del domingo 22 de enero de 2012 a las 8:00 p.m.
 
Por Henry Alexander Gómez
Promotor de lectura y escritura
Biblioteca Pública Parque El Tunal