Oído Crónico

El poema negro: intersección entre el rockero Paul Gillman y el poeta Claudio de Alas

Ardiente el corazón, los miembros yertos,
escalé la muralla de los muertos;
y pensando en la súplica postrera
de esa lívida novia del Misterio,
me perdí en el profundo cementerio,
porque iba a robar su calavera”.
“El poema negro”, Claudio de Alas.
 

Su voto: Nada Promedio: 4.4 (13 votos)

Si eres extraño, la gente te mira mal

Suele suceder que las pasiones musicales de la adolescencia se esfuman con el pasar de los años; las personas se vuelven más conscientes de la vida, de lo que puede llegar a ser realmente importante y trascendental, no perdonan sus errores y se toman la vida en serio. Sin embargo, existe una banda de rock que me ha acompañado desde que tengo 13 años, una banda que llegó fortuitamente (quizás por eso se quedó para siempre conmigo) una tarde aburrida después de llegar del colegio.

Su voto: Nada Promedio: 4.3 (6 votos)

¡Silencio!

Silencio…
 
 
 
 
 
 
 

Su voto: Nada Promedio: 4.8 (18 votos)

Fly me to the music

¿Qué hace del jazz uno de los ritmos más emocionales e impredecibles del mundo? ¿Será su escritura musical? ¿Los ritmos que llegan como ecos del espíritu nostálgico de los negros de Louisiana? ¿O simplemente la emoción profunda de quien hace jazz? En el caso de Diana Krall, es pura emoción, amor al jazz, pasión intensísima por sentir una improvisación.
 

Su voto: Nada Promedio: 3.9 (8 votos)

La unión de las raíces

Concha Buika nace en Palma de Mallorca en 1972; justo en ese pedazo de España que escapa al continente y que flota libre sobre las aguas del mar Balear. Y este punto geográfico no es fortuito en su historia, ya que habla por sí solo de la mezcla y la fusión que ella encarna. Concha Buika es negra, cual África profunda: heredera de la sangre de Guinea Ecuatorial; sin embargo, su inquietante voz viene cargada del quejío flamenco.
 

Su voto: Nada Promedio: 4 (22 votos)