Qué hay pa´ leer

Espacio y tiempo del vacío

El hombre intentará continuar, sin importar qué tan horrible pueda ser su entorno, sin importar qué tan doloroso sea seguir viviendo; hasta que finalmente llegue el momento en que no sea capaz de hacerlo más” [1].
El país de las últimas cosas. Paul Auster.
 

Su voto: Nada Promedio: 4.3 (33 votos)

De Las hipótesis de nadie o sobre esa maldita costumbre del fracaso

Vamos a suponer que “Alguien” existe; que es una persona de éxito, un ser al que la fortuna siempre le sonríe, ajeno al dolor, rodeado de abundancia, que nunca ha sufrido por necesidad y a quien jamás podrá faltarle la salud, ni la comida, ni el afecto. “Alguien” es un escritor que vende libros por montones y en las entrevistas está acompañado por una imagen de su rostro al fondo, que lo hace ver como un escritor interesante y tal vez, aunque no sea verdad, atormentado.

Su voto: Nada Promedio: 4.5 (22 votos)

Crónica del libro de agua

El poema ha ido llenando con árboles de lluvia el patio del cielo. El insólito eco de Dios retumba quedamente en las paredes de la casa y el milagro del lenguaje crea las horas silenciosas para que los ángeles descansen allí de su fatiga.
 

Su voto: Nada Promedio: 4.8 (35 votos)

“Nil sapientiae odiosius acumine nimio” [1]

“Evidente, mi querido Watson” es la frase por excelencia para referirse al mundo policiaco y criminalístico, en el cual los asesinos, sicópatas, brujos, estafadores y simples ladrones se enfrentan a los héroes de la ciudad, a los detectives implacables que pista tras pista logran hallar al culpable.

Su voto: Nada Promedio: 4.1 (10 votos)

“Cocodrilo Discos” o el templo de las joyas extraviadas

Cuando uno ha visitado las entrañas del sonido, cuando uno se sumerge día tras día en las ondas serenas y perfectas de la música, adquiere la conciencia y tú lo sabes, la conciencia de que en realidad no hay nada que decir. Por más que uno trate de contar una experiencia musical, las palabras no lo logran: ésa es la nostalgia del melómano”.
La nostalgia del melómano. Juan Carlos Garay.
 

Su voto: Nada Promedio: 4.6 (19 votos)