Cuerda de palabras

Se publicarán textos de buena calidad de los participantes de los cafés literarios y de los talleres de creación. Así, se promoverá la escritura en los usuarios de las bibliotecas y se podrá mostrar los resultados del trabajo realizado en cada taller.

Una presencia soterrada

El camino que conducía a la orilla del río, pedregoso y resbaladizo en épocas de calor, no era un problema para los dos pequeños amigos, habituados a la rusticidad de una infancia en el campo y al forcejeo constante con una naturaleza que abundaba en atajos y escondrijos. En carrera precipitada y revolcándose en el polvo, él y ella descendían por la colina, con la ropa sucia y la piel cubierta de arena. Sus huellas se disolvían en una nube de polvo que al condensarse los difuminaba a ellos mismos en las tonalidades ocres del monte.

Su voto: Nada Promedio: 4 (11 votos)

Del libro Memorial del árbol de Henry Alexander Gómez

Amantes
Ella camina por las calles malgastando su desnudez,
luego se bebe un campo de leños
silenciados por el fuego.
Él se cuela en los cines de la tarde
y llora con sus zapatos al aire.
 
Un valle de campanas.
 
Una mosca zumba moribunda entre papeles viejos.
La lluvia cae sobre una guitarra abandonada en el desierto.
 
El demonio dijo que nos llevaría a casa.
 
Hay soles que caen

Su voto: Nada Promedio: 4.8 (33 votos)

La entrevista

[Obra para ver con la cabeza inclinada hacia la derecha].
 

Su voto: Nada Promedio: 4.3 (13 votos)

Infame Acto

el amor y el deseo desencantados,
murmuraron el secreto de la ausencia
 
PERSONAJES
MARK: El amo de la casa
ISADORA: Esposa de Mark
ORLANDO: Hermano de Isadora
BETTY: La criada
CRISTIAM: Esposo de Betty
 
ESCENA 1
 
En el bosque, junto a un árbol. Entran Mark y Betty.
 

Su voto: Nada Promedio: 3.8 (10 votos)

Las hojas caen sin retorno

Luz Marina Monastoque
Al atardecer
El jardín florece
Tropieza con la noche
 
Las alas del viento
Ahuyentan las aves
En la oscuridad
 
La brisa del mar
Despierta los sueños
Del caminante
 
Adiela Franco
El sendero ilumina
La luna
Los árboles susurran
 
La juventud no ha regresado
Pero hoy me siento
En primavera
 

Su voto: Nada Promedio: 4.4 (19 votos)

MiniFiccionesPolifónicas

Raíz
…y lo único que necesito para ser feliz: un par de piernas que me lleven por senderos desconocidos –dijo el árbol al despertar hecho hombre, tras años enraizado al sillón del televisor.
 
Ángel

Su voto: Nada Promedio: 4.2 (11 votos)

El señor Paloma

y se comerán con sus picos,
hasta sacarse las entrañas y sus ojos,
primero uno a uno,
después todos contra todos,
los dioses bostezan,
y el superhombre
con disentería
se ahoga en su propia baba
 
ACTO I
ESCENA 1
FRENTE A LA VENTANA
 

Su voto: Nada Promedio: 4.8 (9 votos)

La señora Leonard

"And death shall have no dominion".
Dylan Thomas.
 

Su voto: Nada Promedio: 4.7 (12 votos)

El azar no existe en el universo

Édgar encontró la dirección de la Clínica Experimental del Sueño cuando la luz de la tarde comenzaba a declinar; quedaba en una esquina de un barrio apartado, un edificio sencillo de ladrillos con un aviso que anunciaba su función: aliviar los desarreglos del sueño. Atravesó el umbral y encontró una sala de espera blanca y amplia, con asientos cubistas de colores fuertes forrados en cordobán. Allí se encontraba otro paciente, una mujer joven, vestida con chaqueta negra y jeans gastados.

Su voto: Nada Promedio: 4.1 (8 votos)

Improvisaciones poéticas

Los Amantes 1509//934
Quietos a perpetuidad, así. No, así no
Capturados sin dogmas, sin propaganda
Víctimas del asedio de las letras
Victimarios de las horas perdidas
Tan distantes como la arena del viento
Tan distintos como la fama y el silencio
Solos, solos sin concesiones
Doblegados por el sentimiento invisible e inesperado
Tantas proyecciones insípidas
Tantos golpes líquidos en tu retina
Sigo doblando la gran sábana

Su voto: Nada Promedio: 4 (9 votos)
Distribuir contenido