Literatura universal

Un homenaje a los extraños prófugos de Occidente

“Ese joven francés que huye hacia el África, ese inglés que huye hacia Italia,
ese alemán que huye hacia Grecia, ese viejo americano que saluda a los tordos en la ciénaga, esa mujer que habla con las abejas y las colinas,
ese caballero del Mississippi que explora la América
nominada y brutal, han sido parte importante de mi vida.
Nada me alegraría más que poder compartir mi entusiasmo por ellos y, si tanto puede pedirse, acaso iniciar a alguien en la amistad
de esos extraños prófugos de Occidente”

William Ospina, Esos extraños prófugos de Occidente

Su voto: Nada Promedio: 5 (1 vote)

¿Qué tan noble es el Nobel?

El siglo XX se asomaba con enorme timidez en la línea del tiempo; corría el año de 1895 y era imposible dimensionar los cambios profundos que en los próximos cien años experimentaría el mundo. Un hombre multimillonario deja escrito en su testamento que su enorme fortuna sería destinada a la financiación de un premio mundial que reconozca “a hombres y mujeres de todos los rincones, por logros sobresalientes que beneficien a la humanidad en el campo de la química, la medicina, la economía, la literatura y el trabajo en pro de la paz”. Suena noble, ¿no es cierto?

Su voto: Nada Promedio: 4.1 (13 votos)
Distribuir contenido