siglo XXI

Apocalipstick

Pareciera ser que el siglo XXI hubiera traído directamente proporcional a la velocidad de la evolución tecnológica e informática, todo el ascenso a la sordidez, la decadencia, el ruido y una multitud de depresiones inimaginables. Monsiváis tuvo que haberlo notado tan agudamente bien, que su libro Apocalipstick, se convierte más que en un compendio de crónicas. Es un fiel retrato de todas las megalópolis del globo cuyas sociedades son bien medidas con los instrumentos imaginarios propios de la época: El pendejómetro, el cabronímetro y el putavolt.

Sin votos aún
Distribuir contenido