espanto

Efecto Polaroid

Es la hora crepuscular. Desde mi auto, la gente se ve apresurada, caminan como en una cierta e invisible competencia maratónica. En sus rostros lánguidos se refleja una jornada más de trabajo. Casa, trabajo, salir con la familia los festivos. Sentarse en el sillón. Prender la TV., hasta que el sueño anuncie la hora. Levantarse, trabajar, y así en un ciclo infinito. Este ritual lo he intentado, pero dos divorcios en cinco años concluyeron que no pertenezco a ese mundo. Por esto he optado por trabajar de noche.

Su voto: Nada Promedio: 5 (1 vote)
Distribuir contenido