Whiplash: Música y obsesión

“–Parker no conocía a nadie hasta que Jones le tiró un platillo.
–¿Ese es tu concepto del éxito?
–Ser el mejor músico del siglo XX es tener éxito.
–Morir quebrado y lleno de heroína a los 34 años no es ser un éxito.
–Prefiero morir quebrado y borracho y que la gente hable de mí a vivir rico y sobrio hasta los 90 sin que nadie me recuerde.
–Tus amigos te recordarán. Ese es el punto.
–Nadie aquí fue amigo de Parker. Ese es el punto.”

Whiplash, Damien Chazelle

¿Qué tanto se puede arriesgar por alcanzar un sueño?, ¿cuánta dedicación y sacrificio se pondría en juego por ser el mejor? , estas son solo algunas preguntas que sugiere el film de Damien Chazelle: Whiplash , estrenado el año pasado y galardonado con tres premios Oscar, un Globo de Oro y el Gran Premio del Jurado otorgado en el Festival de Sundance, entre otros notables reconocimientos.

Con una excelente banda sonora que rememora clásicos como “Whiplash” de Hank Levy, “Caravan” de Duke Ellington, hasta composiciones de Tim Simonec, se ambienta el espíritu de grandes músicos del jazz, y la valiosa sinfonía que propone el sonido de la batería. Andrew Neiman (Miles Teller) no sólo está envuelto en dicha atmósfera y lleva en sus baquetas el legado de maestros, sino que al igual que ellos busca hacerse un lugar y un nombre, en el competitivo campo artístico. Para ello se propone ser el mejor, estudiar en una escuela de música sobresaliente y recurrir a uno de los más exigentes maestros; el profesor Terence Fletcher (J. K. Simmons), quien lleva al joven músico a un lugar perturbador, en donde el talento no basta para cumplir su sueño y debe exigirse a sí mismo más allá de su propio límite.

La excelente actuación de J. K. Simmons, la cual le valió el Oscar como mejor actor de reparto, permite hacerse un retrato de la figura hostil y descarnada que subyuga al joven baterista, situación que nos sugiere como espectadores las dificultades que puede enfrentar un hombre por cumplir su objetivo y cuánto de sí mismo puede poner en riesgo, no siempre con un resultado acorde al esperado.

El argumento de Whiplash no cuenta con mayores saltos narrativos, no obstante la trama sencilla, teje desde los personajes conflictos complejos que invitan a diversas reflexiones y lecturas en el espectador. Whiplash es un salto a la nota más alta y costosa del éxito.

Por Jenny Bernal
Miembro del Comité Editorial de la Revista Contestarte y la Revista Latinoamericana de Poesía La Raíz Invertida. Ha publicado en Raíces del viento: cinco poetas jóvenes colombianos y preparó la selección y prólogo de Postal del oleaje; Poetas nacidos en los 80; Colombia – México.

En BibloRed:
Promotora de lectura y escritura.
Biblioteca Pública El Tintal Manuel Zapata Olivella

Whiplash

Director: Damien Chazelle
Año:2014
Guión: Damien Chazelle
País: Estados unidos
Duración:106 minutos
Reparto: J. K. Simmons, Miles Teller, Melissa Benoist, Austin Stowell, Jayson Blair, Kavita Patil.

Imagen tomada de Static Flickr